Falto de ideas

Desde siempre este blog ha tenido un contenido errático. Temas casi aleatorios con un ritmo bajo de publicación. Y casi nunca nada interesante. Pero últimamente no escribo nada. Y es que ando falto de ideas. Pero mi problema es que siempre he andado con esa escasez. No soy alguien que sepa crear contenido. En el trabajo (los días en que se alinean los planetas y me llaman de una oficina para montar webs hechas en wordpress o prestashop) necesito que me den los textos, por que no tengo ni idea de que escribir cuando tengo que rellenar sobre los clientes.

Pero es que ahora ando falto de ideas, no solo para escribir en el blog, sino para rellenar de forma económicamente rentable el tiempo que no estoy en esa oficina. Yo cuando me dan la idea, la intento hacer lo mejor que puedo. Pero es que hasta mis dotes de programación se están oxidando y cutrificando de lo poco que las utilizo.

Y claro… veo por todos lados que el consejo es enfocar la búsqueda de ideas a alguna necesidad que tenga, que seguro que alguno mas la tendrá. Pero no me vale como consejo ya que tampoco encuentro nada que hacer. Como mucho es coger contenido de otros y hacer algo para ser mas vago en su recopilación. Y eso no me sirve para encontrar una idea.

Se que esto no lo va a leer nadie, pero quería escribirlo. Y me siento inútil y estúpido.

La inexistente proximidad

Últimamente he oído a gente llamar a los pequeños negocios de toda la vida “Comercio de Proximidad“. Si vives en el mismo bloque es posible que sea así. En mi caso no. En mi caso la proximidad es nula, inexistente. Imposible de toda imposibilidad.

Yo antes iba a comprar la fruta a cierta frutería por sus precios y porque si quería algo rápido había una cola para ello. Pero ahora que estoy trabajando no existe el tiempo material para ir.

Yo antes cuando estaba “en el paro” (sin estar apuntado) iba a comprar el pan. Desde que trabajo no he podido comprar ninguna barra de nada. O me lo llevo al trabajo, (eso si encuentro una panadería abierta) o me conformo con las migajas dejadas. No existen mas opciones.

Hace unos días tenía que hacer unas fotocopias y fui a mi librería habitual, adonde he ido a comprar desde primaría. Pues bien, tiene el mismo horario que mi trabajo. Así que me toco llegar tarde solo por hacer unas fotocopias que luego no me han servido para nada.

Hace unos días se me perdió una navaja suiza. Bueno navaja… navajita (era enana). Y necesite comprar una nueva. Y entonces se me vino a la memoria que han cerrado todas las tiendas de caza. Así que cuando salí del trabajo por la tarde (UNICO momento del día en que puedo ir a comprar) fui al Corte Ingles. Pues bien después de subir y bajar varías plantas casi corriendo para poder llegar a cenar… ya no venden.

Pregunte en casa. Me dijeron de una tienda en la Avenida Portugal. Al día siguiente paso por allí… y tienen el mismo horario que yo. Así que estaba con la trapa bajada. Total, que solo podre ir el sábado. Y ese día tendré que ir corriendo por que tengo que coger un tren.

Pero oye, que cambiar los horarios y días de apertura es el anticristo. Pues menos mal que no vivo solo porque sino o voy a un supermercado o me muero de hambre. Pero oye, hay que apoyar al “comercio de proximidad”. Pues que se aproximen a mi, para variar.

De verdad que lo pregunto ¿Los que trabajáis cuando coño vais a comprar a ese “comercio de proximidad?

Por que sera próximo a parados, pensionistas y amas de casa. Porque para los que trabajamos es “Comercio de Imposibilidad”.