El turismo rural es para conductores

Todos los años voy a la Feria de Ganado y vuelvo con una bolsa llena de folletos. Todos ellos sobre lugares de Castilla y León. Y ya llevo unos ¿3? ¿4? kilos de papel. Distribuidos en nueve carpetas. Lo llevo haciendo desde que puedo recordar. El objetivo de recopilarlo y organizarlo es que en un futuro pueda usar ese basto material para hacer algún que otro viaje de “turismo rural. Me gustaría poder hacer al menos uno o dos viajes al año.

Pero tengo un problema. Recientemente (en realidad varios años) me he dado cuenta de una realidad: es imposible mientras no tenga carnet. O al menos mientras no se pueda hacer un trasplante de sistema respiratorio entero (nariz incluida).

Me explico. Me es mas fácil ir cuatro días a Toledo que pasar un fin de semana en las Arribes del Duero. A Toledo puedo ir en tren y moverme a pata por la ciudad. Pero para ir por ejemplo a Aldeaduero  y usarlo como “base” para realizar actividades o visitar sitios se requiere de coche. Podría ir en autobús hasta Saucelle y en taxi hasta allí. Pero no podría ir a ningún sitio que este a varios kilómetros.

O si fuera a la Sierra de Francia y dormiera en algun hostal o parecido como mucho podría ir al pueblo de al lado por alguna ruta en el muy mejor de los casos.

Y si alguno ha pensado en cierto medio de transporte sin motor y con dos ruedas: eso para mi seria torturarme. La bici no es para mi.

Así que o alguien inventa un triciclo eléctrico con capacidad para viajar similar a una moto o me tocara esperar a que alguien me lleve.

Por que yo nunca jamas me sacare el carnet. Me conozco y sería imposible de toda imposibilidad.

Foto por Jose María Mora Camacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *