Archivo de la categoría: Reflexiones

Los humanos somos inteligentes

El titulo puede parecer una obviedad. Pero para algunos parece que no es tan obvio. Me refiero a todos aquellos que piensan que existen los extraterrestres o civilizaciones superiores y que son esos entes los que han hecho que estemos aquí. Que son los que nos han dado las técnicas que nos han traído aquí.

Pues no. Lo siento, pero no. Puede que ellos sean bobos. Pero los humanos hemos conseguido nuestras herramientas en base a la curiosidad y a la prueba y error.

¿Y a que viene esto? Pues que me compre un libro de Javier Sierra. Maldita la hora en que compre ese libro. Me esta cabreando. Pero como lo he comprado y no tengo ganas de desperdiciar mi dinero y no me sobra para comprar otro, pues lo estoy leyendo.

Y bueno lo único que me molesta del libro es el pensamiento que rezuma que solo podemos mejorar si alguien externo nos lo da hecho.

Si ellos son subnormales que lo reconozcan. Pero los demás no. Es mas que posible mejorar usando nuestros cerebros, y sin ayuda de ningun Dios o ente superior. La escritura no nos la dio nadie, las calculadoras que al irse volviendo complejas se convirtieron en ordenadores no nos lo dio nadie.

Hacer fuego es más difícil de lo que parece

ChimeneaAhora en invierno es tiempo de chimeneas y calderas de leña (claro está si estás en el pueblo). Y me toca vigilar que no se apaguen y no nos congelemos.

Y gracias a eso me ha tocado lidiar con el fuego. Yo cuando veo en la tele noticias sobre incendios me pensaba que seria sencillo. Y no,  me ha costado mucho conseguir que una caldera casi apagada consiguiera volver a arder. El papel arde tan rápido que la madera no prende. No vale simplemente con quemar un poco de papel, hay que  hacerlo de ciertas maneras y acompañado de otras acciones. Casi parece una ciencia arcana.

La inexistente proximidad

Últimamente he oído a gente llamar a los pequeños negocios de toda la vida “Comercio de Proximidad“. Si vives en el mismo bloque es posible que sea así. En mi caso no. En mi caso la proximidad es nula, inexistente. Imposible de toda imposibilidad.

Yo antes iba a comprar la fruta a cierta frutería por sus precios y porque si quería algo rápido había una cola para ello. Pero ahora que estoy trabajando no existe el tiempo material para ir.

Yo antes cuando estaba “en el paro” (sin estar apuntado) iba a comprar el pan. Desde que trabajo no he podido comprar ninguna barra de nada. O me lo llevo al trabajo, (eso si encuentro una panadería abierta) o me conformo con las migajas dejadas. No existen mas opciones.

Hace unos días tenía que hacer unas fotocopias y fui a mi librería habitual, adonde he ido a comprar desde primaría. Pues bien, tiene el mismo horario que mi trabajo. Así que me toco llegar tarde solo por hacer unas fotocopias que luego no me han servido para nada.

Hace unos días se me perdió una navaja suiza. Bueno navaja… navajita (era enana). Y necesite comprar una nueva. Y entonces se me vino a la memoria que han cerrado todas las tiendas de caza. Así que cuando salí del trabajo por la tarde (UNICO momento del día en que puedo ir a comprar) fui al Corte Ingles. Pues bien después de subir y bajar varías plantas casi corriendo para poder llegar a cenar… ya no venden.

Pregunte en casa. Me dijeron de una tienda en la Avenida Portugal. Al día siguiente paso por allí… y tienen el mismo horario que yo. Así que estaba con la trapa bajada. Total, que solo podre ir el sábado. Y ese día tendré que ir corriendo por que tengo que coger un tren.

Pero oye, que cambiar los horarios y días de apertura es el anticristo. Pues menos mal que no vivo solo porque sino o voy a un supermercado o me muero de hambre. Pero oye, hay que apoyar al “comercio de proximidad”. Pues que se aproximen a mi, para variar.

De verdad que lo pregunto ¿Los que trabajáis cuando coño vais a comprar a ese “comercio de proximidad?

Por que sera próximo a parados, pensionistas y amas de casa. Porque para los que trabajamos es “Comercio de Imposibilidad”.